Noticias de Salud

Cómo fortalecer el sistema inmunitario

El sistema inmunitario es el conjunto de elementos y procesos biológicos en el interior de un organismo que le permite mantener la homeostasis o equilibrio interno frente a agresiones externas, ya sean de naturaleza biológica (agentes patógenos) o físico-químicas (como contaminantes o radiaciones), e internas (por ejemplo, células cancerosas). Reconoce lo dañino y reacciona frente a ello, ya sea agresión externa o interna.


Hay diferentes niveles en la respuesta inmunitaria. Algunos elementos son invariantes en el tiempo y se agrupan en la denominada respuesta inmunitaria innata (natural o inespecífico), presente prácticamente en todos los seres vivos, y alternativamente los elementos capaces de memorizar a los microorganismos se organizan en la respuesta inmunitaria adquirida (adaptativo o específico). Esta última permite que los vertebrados, como los humanos, tengamos mecanismos de defensa más sofisticados, interconectados con los mecanismos del sistema inmunitario innato en forma dinámica y de más largo plazo. Además, se adapta con el tiempo para reconocer patógenos específicos de manera más eficaz, generando una memoria inmunitaria.
Los tres pilares básicos para el buen funcionamiento del sistema inmunitario son:


-La vitamina D3: Entre sus funciones, tiene una función reguladora en la homeostasis del calcio y del fósforo, pero además tiene un papel relevante en la modulación de la respuesta inmune. En el marco de la inmunidad innata, el calcitriol puede incrementar los efectos antimicrobianos de monocitos y macrófagos, aumentando su capacidad de fagocitosis, quimiotaxis y la síntesis de péptidos antimicrobianos. La vitamina D es por ejemplo muy importante en el control de las infecciones. Por otro lado, en el marco de la inmunidad adaptativa, se ha visto que el calcitriol puede inhibir la producción de citoquinas tales como la interleuquina 12 (IL-12), la IL-17, IL-23 o citoquinas clásicamente proinflamatorias como la IL-6 o la IL-1, al mismo tiempo que puede aumentar otras como la IL-10.

-Niveles adecuados de hierro sérico y ferritina: El hierro es un elemento fundamental para el normal desarrollo del sistema inmunitario y su adecuado funcionamiento. Tanto es así que la ferropenia puede afectar notablemente a la capacidad del organismo para generar una respuesta ante agentes infecciosos. Esto se debe a que el hierro es un mineral esencial para la proliferación y la maduración de las células inmunitarias. Como consecuencia, su déficit provoca un menor recuento de todos los leucocitos, así como una reducción en su capacidad para neutralizar patógenos. Entre las diferentes células inmunitarias, los linfocitos son los que se ven especialmente afectados por esta falta de hierro. Este tipo de glóbulos blancos son los que permiten que el cuerpo recuerde y reconozca a invasores previos, ayudando a destruirlos.
-Tener una buena flora intestinal: El cuerpo cuenta principalmente con dos barreras de defensa: la piel y las mucosas. Dentro de los diferentes tipos de mucosas destaca la mucosa intestinal, que juega un papel clave en nuestro sistema inmunológico, pues en esta zona del cuerpo el riesgo de ser atacados y contraer infecciones es elevado. La flora bacteriana es la primera barrera de defensa. Su papel es clave tanto para luchar contra agentes invasores que entran en nuestro organismo, como para mantener limpio el espacio para impedir su proliferación. Convive con las células inmunitarias, que colaboran en la lucha contra los atacantes externos, evitando que sean absorbidos y lleguen a la sangre. De este modo, contar con una microbiota intestinal equilibrada nos ayudará a que cumpla todos los requisitos para que nos podamos beneficiar de sus efectos, tanto a nivel metabólico como inmunitario. Todos hemos oído hablar en los últimos años de los probióticos y los prebióticos. Explicándolo de una forma extremadamente sencilla, cuando tomamos probióticos estamos ingiriendo más bacterias beneficiosas para nuestro intestino, mientras que cuando tomamos prebióticos estamos proporcionando alimentos a estas bacterias.

Otros nutrientes para el buen funcionamiento del sistema inmunológico:
- La vitamina C participa en la formación de anticuerpos y es antioxidante. La podemos encontrar en alimentos como pimientos, brócoli, berros, coles, acerola, grosellero negro, kiwi, papaya, fresones y cítricos.

-La vitamina A protege y aumenta la resistencia de las mucosas ante las infecciones y microorganismos invasores. Se puede obtener de alimentos como el hígado ecológico, zanahorias, espinacas, berros, canónigos, pimiento rojo, calabaza, boniato, mango, papaya, huevo (yema), alga nori…

-La vitamina K2 es un micronutriente muy importante y la mayoría de las personas son deficientes, especialmente aquellos con una flora intestinal alterada ya que la vitamina K2 normalmente es producida por la flora intestinal. Algunas fuentes alimenticias de vitamina K2 son la mantequilla de animales alimentados con pasto, hígado ecológico, yemas de huevo de gallinas felices y algunos productos fermentados como el natto o el chucrut.

-El selenio contribuye a la formación de anticuerpos y es un potente antioxidante celular. Las nueces de Brasil tienen un gran contenido en selenio, de hecho, con comer 2 al día es suficiente.

-El zinc colabora en el sistema inmunitario y lo podemos encontrar en mariscos, especialmente en las ostras, carnes de pasto y en las semillas de calabaza y sésamo.

-El magnesio es un mineral que es importante para que más de 200 enzimas funcionen correctamente y se necesita para una digestión y eliminación adecuadas. Una deficiencia de magnesio provoca un vaciamiento intestinal más lento que conduce a la malabsorción y el estreñimiento, y todos estos factores contribuyen a los problemas de la flora intestinal. El magnesio también es muy importante para el sueño reparador, la función de la vitamina D y el funcionamiento del sistema inmunitario.

 

Fuente larazon.es

CONTÁCTENOS

LABORATORIO CLÍNICO PATOLÓGICO LÓPEZ CORREA S.A.

Sede Principal: Calle 24 N. 5 - 41. Pbx: 3351223 Fax: 3332234 - Celular: 312-2860809 - 315-8146359

Sede Megacentro Pinares: Carrera 19 N. 12 - 50, Torre 1 Locales 104-105. Teléfonos: 3214871 - 3211269 - Celular: 316-5266338

Sede Álamos: Calle 14 N. 23-98. Teléfonos: 3131339 –3144802. Celular: 315-5764287

Sede Cuba: Carrera 25 N.66B-08 barrio San Fernando.Teléfono: 3273988 - 3273551 - Celular: 318-4665664

Sede Dosquebradas: Carrera 16 N.16-30 barrio Valher. Teléfonos: 3301200 – 3302121 - Celular: 317-6393660

Pereira/Risaralda/Colombia

laboratorio@lopezcorrea.com